Quiénes somos | Artículos | Actividades

Vida en plenitud

Todos anhelamos una vida plena, y buscamos darle un sentido, darle más vida a nuestra vida. Este anhelo no es sino un eco de un impulso divino que nos mueve desde dentro: “He venido para que tengan vida, y vida en abundancia”, dice Jesús en el Evangelio, a lo que Ireneo de Lyon comenta: “La gloria de Dios es el ser humano plenamente vivo”.

Una religiosidad mal entendida puede llevar a una oposición entre vida espiritual y vida de los sentidos. En realidad, una plena comunión con la Fuente de la vida implica un despertar a la vida en todos sus niveles. “Dios nos habla a través de todo lo que existe. La inagotable poesía de Dios viene a nosotros en cinco idiomas: la vista, el oído, el olfato, el tacto y el gusto” (David Steindl-Rast).

La experiencia nos muestra que podemos estar vivos en mayor o menor grado. Conocemos incluso personas que pasan por la vida como autómatas, dominados por la rutina. ¿Cómo lograr despertar a la realidad y lograr una vida más plena? La clave es la gratitud: dejar de dar las cosas por descontado para recibirlas como un don, con gesto agradecido.

“Lo que cuenta en el camino hacia la plenitud es que recordemos esta gran verdad: todo es gratuito, todo es un regalo. La medida en que estemos despiertos a esta verdad, será la medida de nuestra gratitud; y la gratitud es la medida de nuestro estar vivos. ¿Acaso no estamos muertos a todo aquello que damos por sentado? Vivir una vida abierta a la sorpresa nos hace sentir más vivos que nunca” (David Steindl-Rast).

Dejar un comentario