formar-comunidad
COMUNIDAD

Cada uno de nosotros está arraigado en el Ser único y universal, fundamento de nuestro ser particular; Ser del que provenimos y hacia el que nos dirigimos. No solo los humanos, sino todos los seres tienen su fundamento en este único Ser.

Nuestra pertenencia mutua con las demás personas y con todos los seres es un hecho; nos pertenecemos mutuamente por estar hermanados en el mismo Ser. ¿Cómo responder a esta pertenencia? Podemos negarla o ignorarla, o bien podemos aceptarla gozosamente. En esto consiste el amor: el amor es decirle “sí” a nuestra pertenencia mutua.

“Tu verdadero ser incluye a tu prójimo. Se pertenecen de manera radical. Si entiendes el concepto de ser, entonces también entiendes lo que significa pertenecer. No te cuesta nada pertenecerte a ti mismo; de manera espontánea tú te dices ‘sí’ a ti mismo en tu corazón. Pero en tu corazón tú eres uno con los demás. Amar por lo tanto significa decirle ‘sí’ con todo tu corazón a ese verdadero Ser, y actuar de acuerdo a ello” (David Steindl-Rast).

¿Podemos formar comunidades desde esta perspectiva? ¿Podemos constituir una sociedad humana en que ya no exista “yo” y “el otro”? ¿Podemos incluir en nuestra pertenencia a todos los seres de la naturaleza?

 

Un proyecto incentiva a las personas a ayudar a quienes no conocen

Un proyecto incentiva a las personas a ayudar a quienes no conocen

La cadena brasilera TV Globo presenta una iniciativa de ayuda desinteresada a desconocidos. El artículo incluye una entrevista al hermano David, quien nos recuerda por qué la generosidad nos hace felices. Ofrecemos la traducción del
Leer más
Dador de todos los bienes

Dador de todos los bienes

En este video el hermano David agradece al Dador de todos los bienes, y ora para que todos seamos canales de esa generosidad divina, compartiendo con quienes más nos necesitan, y de este modo hacer
Leer más