El alma de cada ser humano es un reflejo de Dios, y la personalidad de cada uno es el músculo que busca revelar sus misterios.

Charles Ives