Ante la ausencia de metas definidas, solemos ser fieles a banalidades que practicamos a diario, hasta terminar esclavizados por ellas.

Robert Heinlein