Extiende las fronteras del reino de tu amor, incluyendo gradualmente a tu familia, a tus vecinos, a tu comunidad, a tu país, a todo el mundo, a todos los seres vivientes.

—Paramahansa Yogananda