Ningún acto de bondad, por más pequeño que sea, queda sin dar fruto.

Esopo