Tenemos dos vidas. La segunda comienza cuando tomamos conciencia de que solo tenemos una.

Confucio