Guardar rencor es como beber un veneno esperando que mate al enemigo.

Nelson Mandela