Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que nosotros hacemos de él.

Florence Nightingale