Somos más padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado.

—Miguel de Unamuno