Sé amable contigo mismo. Eres hijo del universo, no menos que los árboles y las estrellas.

—Desiderata