Alegrar a alguien con un simple gesto vale más que mil cabezas inclinándose en oración.

Mahatma Gandhi