No considero héroes a los que triunfan por sus ideas o por la fuerza. Los verdaderos héroes triunfan por su gran corazón.

—León Tolstoy