En realidad no importa qué esperamos nosotros de la vida, sino qué espera la vida de nosotros.

—Viktor Frankl