El hombre se complace en enumerar sus pesares, pero se olvida de enumerar sus alegrías.

Fyodor Dostoyevsky