Mis únicas verdaderas posesiones son mis acciones.

Thich Nhat Hanh