Educar la mente sin educar el corazón, no es educación en absoluto.

Aristóteles