Al que sufre, démosle una mano más que un consejo.

Esopo