La felicidad es como una puerta que se abre hacia adentro: para abrirla, hace falta dar humildemente un paso hacia atrás.

Sören Kierkegaard