No hay fuerza que se equipare a la de una mujer decidida a triunfar.

—W.E.B. DuBois