No podrás nadar hacia nuevos horizontes sino tienes el valor de perder de vista la costa.

William Faulkner