Cuando me liberaron, sabía que si yo no dejaba atrás la ira, el odio y el resentimiento, iba a seguir siendo un prisionero.

Nelson Mandela