Fácilmente sobrevaloramos nuestros logros, sin ser conscientes de todo lo que le debemos a los demás.

Dietrich Bonhoeffer