Nunca dudemos de tender una mano, ni de aceptar la mano que otro nos tiende.

Giussepe Roncalli