Se necesita coraje para la alegría, porque a la pena estamos acostumbrados.

Eduardo Galeano