Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas.

—Anatole France