La calidad moral de una sociedad se juzga por el mundo que les deja a sus hijos.

Dietrich Bonhoeffer