Sé valiente ante los grandes dolores de la vida, y paciente ante los dolores pequeños. Cuando con esfuerzo hayas terminado tus tareas diarias, ve a dormir tranquilo. Dios está despierto.

Víctor Hugo