Una flor no piensa en competir con la flor que está a su lado. Simplemente florece.

—Zen Shin