Escucha con la cabeza, pero deja hablar al corazón.

Marguerite Yourcenar