No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho tiempo.

Séneca