No es en los astros donde está escrito nuestro destino, sino en nosotros mismos.

William Shakespeare