En el corazón de cada invierno hay una primavera que palpita, y tras el velo de cada noche hay un amanecer que sonríe.

—Khalil Gibran