Nunca es demasiado tarde para renunciar a nuestros prejuicios.

Henry David Thoreau