Después del verbo amar, el verbo ayudar es el más hermoso.

—Bertha von Suttner