Ten paciencia con todo lo que no está resuelto en tu corazón, y trata de amar a las preguntas mismas.

—Rainer Maria Rilke