Otorga a cada palabra raíces en el corazón.

—Alejandro Jodorowsky