Puedes ser un anfitrión de Dios o un rehén de tu ego. Es tu elección.

Wayne Dyer