No podemos impedir que sople el viento, pero podemos construir molinos.

Proverbio holandés