Es casi imposible traducir en palabras esos momentos en que nos sentimos más vivos que nunca.

David Steindl-Rast