Conscientemente, tememos no ser amados. Pero nuestro temor real, aunque inconsciente, es el temor a amar.

Erich Fromm