Las almas grandes tienen propósitos; las demás, solo deseos.

Washington Irving