Al final, sólo tres cosas importan: cuánto amaste, qué tan amablemente viviste y qué tan valientemente dejaste ir las cosas que no eran para ti.

Buda