No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.

—Gabriel García Márquez