Al llegar a la cima de la montaña, la única verdad que encuentras es la que llevaste contigo.

Proverbio zen