¿Tienes la suficiente paciencia como para esperar que tu propio barro se asiente y el agua sea más clara?

Thich Nhat Hanh