El bien que haces jamás se pierde.

—François Fénelon