A veces nos detenemos tanto tiempo a contemplar una puerta que se cierra, que vemos demasiado tarde otra puerta que se abre.

Alexander Graham Bell