La preocupación es un mal uso de la imaginación.

—Deborah Adele