Nuestra escucha crea un santuario para las partes huérfanas de la otra persona.

—Rachel Naomi Remen